Buscar en este sitio
 
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
INICIO
CONTACTESE
lunes 25 de septiembre de 2017 
Secciones
Servicios
 
Taller
 
Multimedia
 
Consejos
Herramientas
Eventos
Archivos
 
Ayuda
 
 
 >> NOTAS
 MÉTODO DE IMAGEN AUSENTE

 

 


Por Edgardo Ronald Minniti*
erminniti@hotmail.com


Un método práctico para la determinación de brillos cuando no se cuenta con cartas de referencia adecuadas.

Este método, desarrollado por el autor, le permitió fijar con propiedad los brillos de muchas estrellas débiles en zonas donde se carecía de las cartas necesarias para ello.
Se denominó de “imagen ausente”, por cuanto la variable en observación no se halla presente en el campo utilizado para la estimación de brillos; ya que se utiliza un recurso mecánico para trasladar y acotar el brillo propio de la variable o cualquier objeto astronómico bajo examen, a un sector de cielo vecino con estrellas de comparación medidas.
Su simplicidad y potencia mueven a su divulgación como herramienta accesoria a la no siempre fácil tarea de observación de variables.

Sí, se trata simplemente del traslado de una referencia necesaria confiable a un campo estelar - lo más próximo posible para evitar posibilidades de error por incremento de la refracción o de la densidad estelar que modifica el fondo de cielo - donde se cuenta con escala de magnitudes precisas, para poder fijar el brillo de la estrella que nos interesa.


Foto superior: Abrazadera “casera” en el portaocular para limitar su desplazamiento en el punto elegido. La misma se desplaza hasta desenfocar y se fija, para repetir la posición sin error en otro campo. (Es más fácil hacerlo que decirlo).

Se coloca una abrazadera en el portaocular y se desenfoca la imagen de la variable cuyo brillo se desea estimar, por introducción del mismo hasta “borrar” su presencia por desenfoque progresivo. Hecho, se ajusta la abrazadera para evitar eventuales corrimientos durante la operación. Se enfoca nuevamente y se busca un campo próximo para el que se cuenta con cartas celestes de referencia adecuadas (Cartas de la AAVSO, de la AAAA, etc). Se desenfoca entonces hasta llegar al tope de la abrazadera. Allí se observa qué estrellas continúan aún siendo columbradas y cuales han desaparecido. El brillo de la variable queda acotado así entre el de la de menor brillo visible y la última en desaparecer al llegar a ese tope. Con esos datos, se fija el brillo como si la estrella estuviese en el nuevo campo elegido. Muy simple por cierto una vez que se hubieron cumplido estos pasos. Solo trasladamos mecánicamente “el nivel de brillo” de la estrella a observar, a un campo vecino; artificio válido solo para cada momento de observación, pues la geometría de los sistemas ópticos se modifica con los cambios de temperatura. Ello hace aconsejable verificar al comienzo (necesario) y al final de la observación la vigencia del tope puesto.
El empleo de este método con estrellas de brillo conocido, seleccionadas por otro aficionado sin brindar el dato, permitió determinar que el error cometido en sucesivas observaciones, no excedía 1/10 de magnitud, una vez familiarizado con el sistema utilizado.

Imagen superior: Ubicación en carta del programa Guide 7.0 Project Pluto de la estrella R CrB en la constelación Corona Boreal, la misma está señalada con la cruz y su designación en amarillo.

Hemos confeccionado cartas para las Rojas de Yale con mucho éxito. Lo utilizamos además en la observación de las R CrB, en particular de aquellas que seleccionamos como posibles integrantes del grupo, para las cuales no se contaba con cartas adecuadas.

*Edgardo Ronald Minniti, Premio Herbert C.Pollock 2005. Integrante del Grupo de Investigación en Enseñanza,Difusión e Historia de la Astronomía, del Observatorio de Córdoba.


 
 
arriba