Buscar en este sitio
 
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
INICIO
CONTACTESE
viernes 19 de diciembre de 2014 
Secciones
Servicios
 
Taller
 
Multimedia
 
Consejos
Herramientas
Eventos
Archivos
 
Ayuda
 
 
 >> NOTAS
 METEORITOS Y OTRAS EXPOLIACIONES: DE ESO NO SE HABLA

 

 


Por: Silvia Smith*


Imagen superior: Fragmentos encontrados por miembros de la AEA en un vivero, pertenecientes al meteorito Berduc, son sostenidas por las manos de Mariano Peter. (Imagen Asociación Entrerriana de Astronomía.)

El meteorito Berduc y la triste historia de los objetos celestes otra vez sobre el tapete

El meteorito caído en la provincia de Entre Ríos, más conocido ahora como Meteorito Berduc el día 6 de abril a las 22:03 Hora Oficial Argentina (01:03 UT día 7 abril) y fuera visto desde varios puntos de Argentina tanto así como desde Uruguay, incendia nuevamente la vieja polémica por la expoliación de diferentes objetos que son patrimonio de nuestro país, meteoritos, todo tipo de restos fósiles, objetos de arte precolombino que van a parar a colecciones privadas o son vendidos en el exterior, cuando no, subastados. A veces, esta expoliación de nuestro patrimonio se produce por falta de leyes apropiadas y otras, por la no aplicación de las que están vigentes.


Imagen superior: Mapeo de Google donde se muestra el punto de avistamiento en la Autopiesta la Plata-Buenos Aires de la caída del meteorito el 6 de abril a las 22:03 Hora Oficial Argentina, se puso sobre la ruta en el punto de visión en que se encontraba una imagen realizada por la autora de esta nota tal como vio la caída del bólido, su coloración y forma observando hacia el Río de La Plata desde un automóvil.

 

 

Imagen izquierda: Cráter donde se encontró una de las partes del meteorito Berduc. Imagen superior: Meteorito encontrado por miembros de la Asociación Entrerriana de Astronomía. (Imágenes gentileza AEA, Luis Trumper).


Imágenes superiores: Dos imágenes de observación mediante microscopio de una de las partes encontrada por la AEA del meteorito Berduc. (Imágenes gentileza AEA/Luis Trumper).

 


Anselmo López en el establecimiento "Paul forestal", donde fueron a dar una charla con telescopios para observar junto a Carlos Blanc, Jorge Córdoba, Yeya López y Hernán Ramos, todos pertenecientes al Grupo Urania. En este establecimiento es donde impactó gran parte de los segmentos del meteorito de la Colonia Berduc. Fue muy enriquecedor el comentario directo de quienes tuvieron la suerte de vivirlo. En la imagen, sosteniendo una parte del meteorito que impactó prestada para la foto. (Imagen Yeya López, comentario gentileza Anselmo López).

 

Mayormente los involucrados en este problema, son personas de nuestro país o que vienen rápidamente del exterior para tratar de llegar a un trato, en el caso de los meteoritos, con los dueños de los habitualmente campos o casas alejadas de los radios urbanos donde han caído dichos objetos.

La pregunta es, los propietarios de los lugares donde caen estos objetos tan valiosos para la investigación, ¿ignoran que están comentiendo un delito al venderlos?, bien, demos el beneficio de la duda, pero, me pregunto como se preguntará el amable lector ¿cómo sacamos del país objetos que muchas veces exceden el tamaño de algo vulgar como puede ser una piedrita en el bolsillo?, particularmente sé y lo vivo, cuando viajamos en avión a otro país, prácticamente son revisadas hasta las monedas que llevamos en los bolsillos, entonces ¿Cómo sacamos 6 kilos de meteorito tomando como ejemplo el caso del Berduc sin ser notado? Sabemos que pasado el momento de euforia cuando algo así sucede, las cosas se van calmando y se vuelve nuevamente al estado anterior: el de no hacer cumplir las leyes y no instruir a la población sobre las mismas, o sea, el de no hacer nada y que todo quede en el olvido.

La preocupación y la sorpresa de"visitantes"

En este caso, la Asociación Entrerriana de Astronomía con asiento en Paraná, asociaciones de Concordia, Colón, Santa Fe, particulares, se ocuparon a través de sus instituciones, foros como el de Cielo Sur dirigido por Juan Meneguín, la Asociación Santafesina de Astronomía, agrupaciones, Canal 11 de Paraná a través del programa de Luis Trumper "Ecos de un mundo estrellado", de divulgar este hecho lamentable. Primero, fue el asombro de todos aquellos que tuvimos el privilegio de ver la entrada del objeto y de aquellos que sabían que había caído en las tierras de Entre Ríos, de los que sintieron el estruendo y hasta el temblor que ocasionó al caer, luego, la búsqueda, dónde, cómo cayó, para que después, les ganara nuevamente el asombro, pero esta vez, no por la fascinación que causó el suceso, sino, por la visita de extranjeros que vinieron como en muchas otras ocasiones, a llevarse todo aquello que pudieron del objeto en cuestión sin ningún tipo de impedimento.

La AEA, que prontamente se interesó por el suceso, decía por medio de su página en la red:

"Informamos que miembros de la AEA habrían encontrado rocas cuyo origen se presume meteorítico. Se trata de una pieza del tamaño de un puño que pesa aproximadamente 700 gr y 4 a 5 piedras pequeñas de unos 3 cm. Todas respondieron positivamente a la imantación y presentan el típico color negruzco producto del calentamiento de estos objetos en la medida que descienden en la atmósfera y son calentados por la fricción.
Las piezas pequeñas fueron halladas en una media sombra en un vivero y a pocos metros en un pozo el fragmento de mayor tamaño. Nuestro coordinador Mariano Peter presume que puede ser un meteorito de composición rocosa y metálica. Lo ha descripto como frágil, lo cuál abre la posibilidad de que el impacto haya fragmentado la roca en una miríada de fragmentos que se podrían haber dispersado por el terreno complicando así su búsqueda
."

Más datos sobre este informe en: http://www.astroentrerios.com.ar/site/index.php?option=com_content&task=view&id=105&Itemid=1

La historia y las innumerables muestras de la expoliación

La historia de las sucesivas sustracciones, ventas, tráfico de material arqueológico o geológico en nuestro país, es muy similar a la de otros países tanto latinoamericanos, donde la riqueza de sus bienes es harto conocida, como la de otros en África, Asia, Medio Oriente, temo olvidar algo en este listado, porque los ejemplos conocidos son demasiados, los reclamos por la sustracción de bienes de los diferentes países son innumerables y llevan muchos más años que los nuestros, valga el ejemplo de Egipto y también de los tesoros babilónicos o sumerios.

Campo del Cielo, una sustracción emblemática, un poco de historia

Regresando a nuestro país, hemos leído innumerables veces cómo se han "llevado" piezas de importante porte sin que las leyes ni autoridad alguna las protegiera, uno de los lugares más conocidos en lo que respecta a meteoritos, es Campo del Cielo en la provincia del Chaco compartida la zona en cuestión con Santiago del Estero. Campo del Cielo, es conocido en el mundo entero por ser el sitio donde se produjo la mayor de las muestras de caídas de grandes bólidos de varias toneladas arrasando kilómetros de terreno, algunos quedaron a flor de tierra y otros se enterraron por el impacto o al producir grandes cráteres, los mismos luego se convirtieron en lagunas. Esta verdadera hecatombe sucedió hace miles de años y en la transmisión oral de los lugareños aborígenes, se cuenta sobre el Gran Incendio Universal o Los días de Oscuridad, sobre esto, se puede leer una nota sobre la Cruz del Sur en http://www.cielosur.com/constela.php donde se hace mención a los Tobas.

El Mesón de Fierro

Parte de la historia conocida se remonta al año 1576, cuando era Gobernador de Las Provincias del Tucumán el Capitán General Gonzalo Abreu de Figueroa quien ordena una expedición al ahora conocido como Campo del Cielo, que queda, como ya dijimos, entre Santiago del Estero y Chaco, a Hernán Mexía de Miraval en busca de una gran peña de hierro que los aborígenes del lugar veneraban como un objeto que unía la Tierra y el cielo, ya que ésta, había provenido de éste último, el que luego fue conocido como el Mesón de Fierro, del cual luego se estimó su peso en aproximadamente 20 toneladas.


Imagen superior: Gobernador de Las Provincias del Tucumán Gonzalo Abreu de Figueroa que enviara la expedición en busca del Mesón de Fierro. (Imagen libre).

La expedición de Mexía había extraído algunas partes de este enorme bloque, pero en 1774 Bartolomé de Laguna parte en otra expedición a estas tierras en busca de una posible mina de plata, pero se encontró con el llamado Mesón de Fierro, viendo sus grandes dimensiones, también extrajo al igual que Mexía muestras del mismo, pocos años después de este hallazgo, se sabe que no es precisamente de plata este enorme bloque, sino un metal extraño. Así, después de otras expediciones en busca de preciados metales, se obtienen más datos de la locación exacta del meteorito, pero hay una expedición en el año 1783 donde luego de determinar algunas de las características del Mesón de Fierro, éste, a pesar de la gran masa compacta que era, luego de ésta expedición, desaparece... ¿Las pruebas a través de elementos explosivos para examinarlo lo partieron, lo "desaparecieron"?, no sabemos, pero, años después en el 1803, una nueva incursión sale en búsqueda del Mesón de Fierro, hasta que dan a bastante distancia, unos 400 kilómetros de la posición que se tenía de éste, con un meteorito de unos 1000 kilos (mucho menor que el famoso Mesón de Fierro), pero de éste meteorito, se sabe la ruta, terminó en Inglaterra, al mismo se le llamó "Runa Pocito" que es el sitio donde fue hallado o también es conocido como "Otumpa".


Imagen superior: El desmembrado meteorito "Runa Pocito" también conocido como "Otumpa" en el Museo Británico. (Photografy Album National History Museum).

Imagen superior: El diplomático inglés Mr. Woodbine Parish a quien fuera donado lo que quedaba del Runa Pocito y a su vez, donara al Museo Británico.

Por supuesto la mítica búsqueda del Mesón de Fierro no concluyó allí, siguió en una nueva expedición allá por el 1804, pero parece ser que lo que hallaron, no era el Mesón, los lugareños que guiaron ésta expedición, los condujeron hasta una masa metálica que tenía aspecto de un enorme tronco de árbol. Así el Mesón de Fierro terminó siendo casi como "El Dorado" de estos parajes, su búsqueda, desveló a más de un gobernante y expedicionario, una pieza tan grande y tan especial, no podía esfumarse. Esta búsqueda obsesiva del mítico meteorito, va produciendo otros grandes hallazgos en diferentes lugares de la zona, como en la conformación de tres lagunas que luego terminaron siendo no lagunas naturales, sino, cráteres de impacto, uno de los trozos metálicos hallados en estas lagunas, tenía un peso que podía rondar los 2000 kilos.


Imagen superior: Meteorito "Mocoví" que se encuentra en el Museo del Chaco.

Sucesivamente en esta zona, se siguieron a través de los años descubriendo nuevos meteoritos, en Santiago del Estero, el que luego fue llamado "El Toba" y que rondaba los 4200 kilogramos descubierto en el año 1923, en Chaco se descubre posteriormente uno de unos 700 kilogramos al que se denominó "El Mocoví" en el año 1925.

Así siguen los descubrimientos a través de sucesivos años, muchos en forma casual como el "Tonocote" descubierto en 1931, de más de 800 kilogramos (el que ahora se encuentra en el Planetario de la ciudad de Buenos Aires), el "Avipón" de casi 500 kilogramos descubierto en 1936, "El Mataco" de casi 1000 kilogramos descubierto en 1937, el "Taco" de 2000 kilogramos descubierto en 1962 y sigue una larga lista.

Se continua estudiando infructuosamente la zona cada vez con métodos y tecnología de mayor avanzada.

En el año 2005 se descubrió un nuevo gran meteorito en "La Sorpresa", las excavaciones para desenterrar este gran meteorito, fueron financiadas en gran parte por la NASA, casi llega a los 15000 kilogramos de peso.

Los destinos de los descubrimientos

Siguiendo con la ruta del "Runa Pocito" descubierto en 1803, hay cosas curiosas y lamentables. Antes de su llegada a Inglaterra, el Runa Pocito parte hacia Santiago del Estero y luego rumbo a Buenos Aires, ¿Dónde depositaron este preciado material? en la Fábrica de Armas del Estado, allí, quien fuera el director del lugar, el Sargento Mayor Esteban de Luca fabricó en 1816 con parte del meteorito por orden del gobierno, fusiles y pistolas, algunas de las cuales viajaron como obsequio al presidente de Estados Unidos y una de ellas, fue como obsequio al General Manuel Belgrano.

Con otra parte de este meteorito, el Teniente Coronel Diego Bravo de Rueda (quien había participado de la expedición que lo descubriera) tuvo la idea de hacer con parte también del mismo, una imagen de Santiago Apóstol.

Veamos que sucedió con esta escultura fundida con el metal del "Runa Pocito". Los descendientes de Bravo Rueda, enviaron a una exposición en Córdoba esta escultura en el año 1871 y..., se extravió, raro destino el de este meteorito.

Después de todas estas vicisitudes, lo que restaba del "Runa Pocito" eran unos 600 kilos y aún se encontraba en la Fábrica de Armas del Estado, así esta parte, fue donada al Cónsul británico Mister Parish, el cual lo envió en el año 1825 al Museo Británico de Londres.

Pero no son solo éstas las aventuras de este viajero espacial, la viuda de Rueda, decía ser la dueña ya no del famoso y vapuleado meteorito, sino de "la papa de fierro" como daba en llamarle a nuestro ilustre y enflaquecido meteorito, reclamando allá por 1811 la devolución del "fierro" o lo que se consideraba su valor en dinero contante y sonante.

Otros destinos de nuestros viajeros espaciales

Los meteoritos originarios mayormente de Campo del Cielo, tienen destinos inciertos, son subastados hasta como "obras de arte" llegando a trepar precios más que considerables, valga un ejemplo, la casa Bonhams conocida mundialmente y con varios lugares de asiento en Estados Unidos, Europa, Japón, etc. subastó en el año 2006 un meteorito perteneciente a Campo del Cielo de 161 kilogramos en la friolera de 93.000 dólares americanos, como él, muchos sufrieron el mismo destino.

Internet delata a los traficantes

Ansiosos de poder vender sus tesoros luego de la recorrida por los lugares donde se produjo la caída de uno o varios meteoros, podemos ver en Internet infinidad de ofertas de meteoritos pertenecientes no solo a Campo del Cielo, sino a otras locaciones de nuestro país, como en la conocida página del más aún conocido traficante de meteoritos Michael Farmer, donde hace poco ofertaba sin ningún problema partes del meteorito Berduc de Entre Ríos ya el día 21 de abril 2008.

La oferta fue retirada días después debido al revuelo, pero ya era tarde, como reguero de pólvora se había extendido y las asociaciones preocupadas como la Asociación Entrerriana de Astronomía y muchos amigos que atraparon la página de oferta, la guardaron y hicieron llegar a quienes no la tenían para que todos estuviéramos bien informados.

Este señor, Michael Farmer, ofertaba 6000 gramos del meteorito Berduc apenas caído días antes en Entre Ríos en su página de Internet a un muy buen precio en dólares.

Pero no solo las partes del Berduc están a la venta, en su copiosa lista figuran Talampaya, que cayó en la provincia de La Rioja en 1995, el Esquel caído en el lugar del mismo nombre en la provincia de Chubut y descubierto en 1951, La Criolla, que cayó el 6 de enero de 1985 (debido a una lluvia meteórica) en la provincia de Entre Ríos. Digamos que el señor Farmer ha recorrido Argentina en no pocas oportunidades en busca de las valiosas piezas.

Michael Farmer hoy es muy conocido por su última incursión en suelo argentino, pero sus visitas han sido evidentemente muchas con buena cosecha de material. El no es el único, hay muchos cazadores y no por amor a la Ciencia, sino, al dinero.

Robert Haag es otro de los conocidos traficantes por estas tierras. En 1990 trató de llevarse el "pequeño" meteorito "El Chaco" que pesa más de 37 toneladas, el segundo de mayor masa que se conoce, habría que saber cómo este señor pudo hacerse con él y al menos tratar de llevárselo (impedido por un cabo al que llamó la atención semejante traslado), cómo lo sacaría del país, es un misterio, no se puede esconder en un bolsillo, ni transportar así como así, es más, este hombre no se pierde ni de vender su propio catálogo de fotos de los meteoritos de su "Private Colection Edition", entre sus copiosas ofertas, tenemos un bello pendiente parte del meteorito chubutense " Esquel" y también puede adquirir por la módica suma de 100 mil dólares otra bella rareza de Esquel de 6,5 kilogramos, y así podríamos seguir, la cuenta es larga, muy larga.


Imagen superior: Meteorito "El Chaco", segundo meteorito conocido más grande del mundo, se encuentra en Colonia La Tota, al sur de Gancedo en la provincia del Chaco.

Otras aventuras del meteorito "El Chaco"

El meteorito "El Chaco" tuvo también otras sufridas historias, después de las aventuras y desventuras de Mister Haag. En el año 1997 100 hectáreas donde se encuentra el meterorito, fueron adquiridas por la firma chaqueña Campo del Cielo SRL, no poco pasó que alambraron el lugar argumentando que era por "protección", tanta era la protección que el meteorito apareció publicado para su venta en Internet considerando su valor entre 7 y 20 millones de dólares, esta firma chaqueña, adquirió los campos en la insignificante suma de 30 mil dólares, un pingüe negocio que fue cortado por el gobierno del Chaco y los indignados lugareños.

Otros meteoritos sufrieron raros destinos, como el San Carlos, de San Miguel del Monte, provincia de Buenos Aires que fuera encontrado en 1942, este meteorito, luego se encontraba en la Asociación Amigos de la Astronomía, de la ciudad de Buenos Aires, más precisamente, en el conocido Parque Centenario de donde desapareció...

Argentina, hace muy poco tiempo tiene leyes firmes sobre el tráfico de objetos celestes, veamos que dice la ley:

Esto es del 10 de agosto del 2007, en uno de sus párrafos dice:

En este sentido, la declaración del Senado tiene los efectos y alcances consagrados en la "Convención sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia ilícitas de bienes culturales" aprobada en la XVI Reunión de la Conferencia general de la UNESCO, celebrada en París el 14 de noviembre de 1970 e incorporada a nuestro ordenamiento jurídico por ley 19.943.

Para mayor información: http://parlamentario.com/noticia-10142.html

Podemos ver más extensa y en forma definitoria las leyes que ya son aplicables, aquí un párrafo:

EXPEDIENTE NUMERO 1994/06 Texto Definitivo (Sancionado):

ARTICULO 1º.- Los meteoritos y demás cuerpos celestes que se encuentren o ingresen en el futuro al territorio argentino, su espacio aéreo y aguas jurisdiccionales son bienes culturales en los términos del primer párrafo del artículo 2º de la Ley Nº 25.197.

ARTICULO 2º.- Los meteoritos y demás cuerpos celestes referidos en el artículo precedente quedan comprendidos dentro de los efectos y alcances de la ‘Convención sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia ilícitas de bienes culturales’, aprobada por Ley Nº 19.943 y por la ‘Convención de UNIDROIT sobre Objetos Culturales Robados o Exportados Ilegalmente’, aprobada por Ley Nº 25.257.

ARTICULO 3°.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS CATORCE DIAS DEL MES DE NOVIEMBRE DEL AÑO DOS MIL SIETE.

Para ver el texto completo a quien interese: http://www.senado.gov.ar/web/proyectos/verExpe.php?origen=S&tipo=PL&numexp=1994/06&nro_comision=&tConsulta=4

 

Otras expoliaciones, contrabando, venta ilegal, descuido del patrimonio

La ley argentina para la protección del patrimonio arqueológico y paleontológico (Ley 25.743) se promulgó el 25 de junio del año 2003. Siendo esto así, hay muchísimas piezas arqueológicas y paleontológicas que han quedado fuera de las penalidades de dicha ley, objetos como la máscara tallada en piedra perteneciente a la cultura Tafí que se desarrolló en Tucumán, fue sacada ilegalmente del país en los años 50, esto, la deja al margen de los reclamos por vía jurídica de nuestro país, el precio base de este objeto de arte es de 150 mil euros, parece ser que el estado argentino está tratando su recuperación legal.

Imagen superior: Máscara de la cultura Tafí que se presenta en subasta en Francia. (Imagen publicada por el diario Clarín).

Esta máscara, no es la única que ha salido ilegalmente del país, cualquiera puede entrar a Internet y encontrará sin más trámite muchísimas más piezas arqueológicas de Argentina. Podemos ver no sin pena, las raras y bellas máscaras de la cultura Alamito, también de Tafí del noroeste argentino, talladas en piedra verde y que tienen una antigüedad entre 750-250 a.C. Su valor base era de 1.800 a 2.500 dólares y fueron ofrecidas en subasta el 10 de diciembre de 2006 por Malter Galleries Inc.en Estados Unidos. ¿Cómo llegaron estas máscaras allí y cuándo?, ¿cuántas de ellas están por el mundo y desde cuando?, no lo sabemos, así también se ofrecían vasos de Catamarca de la cultura Aguada, en las explicaciones que dan sobre esta última pieza, dan como referencia ver "Tesoros Pre-Colombinos del Noroeste Argentino", Editor Fundación Ceppa 2006, página 224 (en este libro se exhiben más de cuatrocientas piezas de un gran valor patrimonial y que son poco conocidas por el público y que se encuentran en museos e instituciones públicas de Argentina), la misma salió a subasta con un precio base de 1.200 a 1.750 dólares.

 

Imagen superior: Las máscaras de la cultura alamito también de Tafí subastadas. Las imágenes fueron tomadas de la misma publicación de la subasta.

Propios y extraños: la vergüenza

El flagelo del tráfico involucra tanto a propios como a extraños, hay muchos argentinos dedicados como modo de vida al tráfico de meteoritos, piezas arqueológicas o paleontológicas. Pero también sufrimos el descuido y la desidia. Los famosos menhires de Tafí del Valle, sufrieron la expoliación y aquellos que quedaron, el descuido y la ignorancia del cuidado de su valor arqueológico. Estas piezas extraordinarias, fueron sacadas de su emplazamiento original, han ido y venido siendo "regaladas", "obsequiadas" y también arrastradas para llevarlas a un emplazamiento que dieron en llamar Parque Turístico los Menhires. Su historia es muy triste y nos causa entre la pena y la vergüenza. Estas maravillas de una milenaria cultura que las esculpió, hasta de asiento o de poste para sostener alambrados fueron utilizadas. Gestiones, muchas, resultados, aún no vistos.

Imagen superior: El investigador-historiador Ing. Alfredo Turbay en foto tomada en 1934 cuando los menhires eran utilizados como postes de alambrado como se ve en la imagen: (Foto Ing. Alfredo Turbay de su libro La Fortaleza-Templo del Valle Calchaquí).

Experiencias que nos hacen meditar

Muchas veces, hemos escuchado la frase "se traslada por protección de lo que se considera Patrimonio de la Humanidad", así se han "trasladado" miles de piezas de diferentes países a Francia, Gran Bretaña o Estados Unidos.

Durante la invasión a Irak en el año 2003, se saqueó el Museo Nacional de Bagdad. De las 150.000 piezas que guardaba la institución, el 80% fueron sustraídas, los más prominentes arqueólogos del mundo habían hecho una advertencia sobre la posibilidad cierta del saqueo a los sitios históricos para tomar precauciones, hay un convencimiento generalizado que los mismos fueron organizados y que gran parte de los tesoros de la humanidad que allí se guardaban, han ido a parar a manos privadas.

Exportar antigüedades desde Irak está prohibido desde que terminara en el año 1924 el mandato británico. Algunas de las más famosas piezas robadas han sido recuperadas, pero los incendios han hecho perder irremisiblemente gran parte de la historia de la humanidad , desaparecieron joyas sumerias de unos 4.000 años de antigüedad, las tablillas con las primeras señales de escritura con una antigüedad de unos 5.000 años, los primeros ejemplos de la escritura y los sistemas numéricos de la Humanidad.

No se salvó del desastre la Biblioteca Nacional de Bagdad, envuelta en llamas con sus manuscritos y cientos de documentos antiguos. La historia de la humanidad, su cuna la Antigua Mesopotamia origen de las primeras civilizaciones conocidas, sufrió un imperdonable y doloroso saqueo, ése saqueo, lo sufrimos todos, cuántos secretos no develados se perdieron, nuevamente, como un reflejo de la Biblioteca de Alejandría, se pierde la oportunidad de conocernos mejor a través de las huellas del pasado. Esto nos demuestra, que no hemos avanzado mucho, historias penosas que se repiten y repiten.

Por último, experiencia en el Louvre

En una visita al maravilloso Museo del Louvre, tuve una experiencia personal entre la admiración y la profunda pena.

Acostumbrada a leer, buscar documentación, investigar fuentes fidedignas para escribir libros o notas, muchas veces imagino aquellas extraordinarias piezas en sus emplazamientos originales, la imaginación lleva a verlas sobredimensionadas dentro de su ámbito natural. De pronto al encontrarnos en un museo, como en este caso el Louvre, la realidad nos golpea como un mazazo.

El famosísimo Zodiaco de Denderah sobre el cual tanto he leído y recabado información, de pronto lo tuve allí, frente a mis ojos en un cuarto de pequeñas dimensiones para mi imaginación que lo hacía de un tamaño grandioso, reinando en el templo donde fue hallado, pero no, estaba allí, arrinconado en un museo famoso lejos del polvoriento desierto de Egipto que lo vio nacer. Los sentimientos que esto provoca, son sumamente contradictorios, me niego a observar las momias de cualquier tipo que sean, en este caso, sustraídas de Egipto, Tutankamon está allí, no lo quise ver ¿Es el Museo del Louvre el lugar para su descanso eterno?

Encontrarse con los maravillosos tesoros babilónicos o sumerios, estar frente al extraordinario Código Hammurabi, las leyes más antiguas de la humanidad y más extraordinariamente inscriptas sobre piedra de basalto negra, leyes que fueron la raíz de todas las que conocemos hoy en día (aunque no se apliquen), este códice, fue encontrado en Mesopotamia por el francés Jacques de Morgan en 1902 y llevado a París, el mismo contiene 288 leyes escritas por el rey babilonio Hammurabi, sí debemos decir en favor de los franceses, que el código fue restaurado en el 2003 y que su texto, fue traducido por el religioso Jean-Vincent Scheil, esto no quita que dicha estela no pertenece a Francia y fue sacada antes que las leyes anti expolio fueran dictadas. Creo que las imágenes, suelen hablar más que las palabras, por eso, adjunto a esta nota sobre las expoliaciones, estas fotos que pueden ver al pie de página.


Imágenes superiores, foto 1 arriba izquierda: El código Hammurabi. Foto 2 arriba derecha: Zodiaco de Denderah. Foto 3 inferior: Como pasear por la Antigua Mesopotamia. ¿Donaciones?... (Imágenes Carlos Smith/Silvia Smith).

Por último, una reflexión

¿Será posible que entre todos, tratemos que las leyes se cumplan, que cuidemos nuestro patrimonio, que exijamos a nuestros gobernantes el cuidado y el restauro de los abrigos con pinturas rupestres, las valiosas piezas arqueológicas, los meteoritos que han caído en suelo argentino? Tal vez, si todos desde el lugar que nos encontramos hablamos, pedimos, cuidamos, nos comunicamos, tal vez y solo tal vez, logremos algo, pero por sobre todas las cosas, tengamos memoria y estemos atentos, para que no siga la expoliación y de esto, sí que debemos hablar. Argentina, aún está en pañales para la preservación de su patrimonio.

*Silvia Smith, Directora y Editora Cielo Sur.

Bibliografía y fuentes consultadas:

"Huesos piedras y estrellas, la datación científica del pasado". Autor: Chris Turney, Editorial Crítica 2007. Capítulo X "El hoy del suelo", páginas de consulta 152, 153, 154, 155, 156, 157 (de la biblioteca de la autora).

"La expedición Bonaparte, el nacimiento de la egiptología" ensayo histórico. Autor: Robert Solé, Ed. Edhasa 2001. (de la biblioteca de la autora).

"La antigüedad del hombre en El Plata" Autor: Florentino Ameghino, texto de la edición oficial, dirigida por A. J. Torcelli bajo la dirección de Carlos Ameghino, Buenos Aires, "La Cultura Argentina", editado en 1918. Tomos I y II (Tomo consultado II, de la bilblioteca de la autora).

"Descubrimiento impactos tangenciales en la zona de Río Cuarto", Conferencia Vice-Comodoro Rubén Lianza, Carlos Paz, Córdoba 2001.

"La Fortaleza-Templo del Valle Calchaquí"; Autor: Alfredo Turbay, Editora Distribuidora Catela, 1983. (de la biblioteca de la autora).

"Escorias y Tierras Cocidas, Actualidad de una Antigua Controversia", Ricardo C. Pasquali y Eduardo P. Tonni, publicado en Revista MUSEO (Gentileza Museo Ciencias Naturales de La Plata, María Cecilia Scalia/Silvia Smith).

"Piguem nonraltá o Campo del Cielo", meteoritos en el campo chaqueño. Autores: J. Fernández Niello y R.G. Liberman, Departamento de Física CNEA, Nº 59, Octubre-Noviembre 2000, páginas 18, 19, 20, 21, 22, 23 publicado en revista "Ciencia Hoy".

"Catálogo actualizado de los meteoritos hallados en Territorio Argentino", Rogelio Acevedo/ Maximiliano Rocca: http://www.cadicush.org.ar/2007web/recGeo/Catalogometeoritosargentinos.pdf

Diversas fuentes consultadas de observadores y asociaciones de Argentina y República Oriental del Uruguay.

 

 
 
arriba