Volver
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
miércoles 28 de febrero de 2024 

Tiempo de lectura: tiempo 3:35 min

El Mensajero de los Astros

Sebastián Musso (Argentina)

Me maravilla leer los libros clásicos de la astronomía. Leer la autobiografía que Albert Einstein escribió a sus sesenta y tantos años me indica cómo es la visión de un genio sobre sí mismo, sobre su obra, sobre el destino que le espera a sus pensamientos. Disfrutar del Misterio Cosmográfico de Johannes Kepler, una maraña de palabras desordenadas donde el autor no se preocupó por borrar las idas y venidas del pensamiento en la etapa creativa, aún mejor, las dejó plasmadas en el papel para que seamos partícipes de ese proceso. De ninguna manera me perdería de leer las obras de Galileo Galilei, como lo habían hecho otros antes, él escribía en diálogos, haciendo que los personajes de sus libros entablaran las mismas disputas que él junto a sus colegas protagonizaba en la vida real, argumentaba y discutía sus ideas quizás conciente de que esas palabras cambiarían nuestra forma de pensar en el mundo que nos rodea, más aún, que sus métodos fundarían una nueva manera de buscar las respuestas en la naturaleza.

Un librito muy pequeño, “El Mensajero de los Astros” compila los descubrimientos que Galileo hace en muy poco tiempo con el instrumento que se convertiría en la herramienta por excelencia de la astronomía: el telescopio. No fue un invento de él. Su verdadero descubridor fue Hans Lippershey, tal vez su ayudante en el taller de óptica, pero Galileo tiene por mérito haberlo convertido en un instrumento de ciencia.

En “El Mensajero” Galileo enumera las cientos de estrellas que vio con “su anteojo” por primera vez, las fases de la Luna y de Venus, los cuatro cuerpos que giraban alrededor de Júpiter, principal prueba a favor de la tesis heliocéntrica de Nicolás Copérnico. No todo giraba alrededor del Sol, no todo era perfecto en el Universo más allá de la Luna donde aparecían estrellas nuevas y el mismísimo Sol tenía manchas. La superficie de la Luna mostraba grandes regiones oscuras inexplicables para la época y montañas que se podían medir desde la Tierra por sus sombras proyectadas.

“(…) en primer lugar, pude observar la Luna tan cerca como si distara apenas dos diámetros terrestres. Luego observé frecuentemente las estrellas, fijas o errantes, con increíble satisfacción, y, al verlas tan abundantes, comencé a reflexionar acerca de cómo medir sus distancias (…)”

Ese telescopio mostraba cosas antes nunca vistas, como hoy los actuales nos muestran maravillas cada vez que los apuntamos en diferentes direcciones, pequeños aparatos en manos de aficionados o grandes piezas de última tecnología en los mejores observatorios del mundo todos recrean esas noches de descubrimiento que protagonizó Galileo en los cielos de Pisa, Padua, Venecia y Florencia.

“(…) la Galaxia no es sino un cúmulo de innumerables estrellas diseminadas en agrupaciones, y cualquiera que sea la región de ella a la que dirijamos el anteojo, inmediatamente se ofrece a la vista una cantidad inmensa de estrellas, muchas de las cuales se muestran bastante grandes y resulta muy visibles, aunque la multitud de las pequeñas es absolutamente inexorable.”

Galileo también puso el mismo telescopio que él usaba en la plaza para que mirara el pueblo el cielo que tenía sobre sus cabezas, escribió “El Mensajero” en italiano para que se enteraran de estas maravillas todos y no sólo los cultos que habían logrado dominar el estudio del latín.

Hoy, a más de 400 años de esa fantástica época de revolución científica, de impactante cambio de visión sobre el lugar que ocupamos en el Universo, este Mensajero utiliza Internet para llevar los últimos descubrimientos de la ciencia a nuestros hogares, pone las imágenes de esta nueva astronomía frente a nuestros ojos para que nos maravillemos de ella y sus protagonistas, nos da respuestas pero aún mejor, nos genera nuevas preguntas sobre lo que nos rodea. En un lenguaje sencillo, como antes, como debe ser, como estamos acostumbrados a compartirlo.

 

Agregar a Favoritos
Imprimir
Re-Enviar

Suscripción a Boletín Semanal

Para Medios de Comunicación

  Envíenos sus sugerencias y comentarios

Comunicarse con
el Editor

COPYRIGHT (c) 2006 CIELO SUR. Todos los derechos reservados. La Plata-Buenos Aires-Argentina.
Las notas firmadas son de exclusiva responsabilidad de los autores. Se permite la reproducción con fines educativos mencionando las fuentes.