Volver
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
jueves 29 de febrero de 2024 

Tiempo de lectura: 8:8 min

7º Congreso de Profesores de Astronomía de Uruguay (APAU) - “una oportunidad para aprender”

por Sebastián Musso, CEA (Argentina)

Viernes 18 de noviembre de 2005. 12.30 hora de Argentina. Mi micro llega a la ciudad entrerriana de Colón donde me sorprenden amigos en la misma plataforma. Jaime García me da un abrazo que me despierta un poco del viaje justo para disfrutar la charla que se iniciaba con Alberto y Blanca, amigos de la Asociación de Profesores de Astronomía de Uruguay (APAU).

Con ellos pasé a la ciudad uruguaya de Paysandú donde se realizó el Séptimo Congreso de Profesores de Astronomía de Uruguay. A las 18.00 comenzaba el acto de apertura y a continuación mi primera intervención: “¿Qué es el periodismo científico?” Allí conversamos de esa sutil relación entre periodistas especializados y los investigadores que muchas veces son sus fuentes y en otras son sus colegas, vimos las dificultades y las potencialidades de este trabajo pero principalmente vimos que las realidades de Argentina y Uruguay en materia de educación y divulgación de la astronomía eran muy diferentes.

Uruguay es el único país de Latinoamérica que mantiene a la Astronomía como materia curricular. Esto da a la población un conocimiento básico y nivelador sobre temas de su entorno que en otros sitios son “cosa rara y lejana”. Si bien los problemas no son pocos y los profesores de ese país deben pelear año tras año por la permanencia de la asignatura o la eventual restricción de horas constituyen un ejemplo para otros países que hemos perdido ese privilegio.

Lo que seguía era muy bueno. Roberto Méndez, doctor en astronomía argentino, desde Hawai se hizo presente con una teleconferencia sobre el Observatorio Mauna Kea. Nos hizo maravillar con la tecnología actual para la investigación científica y soñar con la que llegará tan solo dentro de unos 15 años a ser utilizada por los grandes proyectos de investigación del universo. Con imágenes que no sólo mostraban los instrumentos sino también a la gente que hace posible todo ese cúmulo nuevo de conocimientos nos regalaba alguna que otra fotografía del hermoso marco natural que esos complejos tienen cerca de uno de los destinos turísticos más exclusivos del mundo.

Uruguay tiene cosas maravillosas y su astronomía no es la excepción a esto. No sólo la materia en los liceos sino la divulgación de ella al público en general tienen puntos tan salientes como operar el planetario Spitz más antiguo de su tipo, en el mundo. Fundado el 11 de febrero de 1955 el Planetario de Montevideo realiza una tarea de educación y popularización en ciencias que cumplió 50 años con la colaboración de otra entidad histórica: la Asociación de Amigos de la Astronomía de Uruguay.

Para terminar una jornada donde se sucedían los abrazos de amigos que hacía tiempo que no se veían mezclados con las presentaciones de otros el doctor Jaime García, argentino, mendocino por elección y ciudadano de Latinoamérica por desempeño y convicción nos instruyó sobre las estrellas y su sismología estelar. Fue muy ilustrativo tener una exposición de un tema de manos de uno de sus investigadores, la oportunidad de preguntar a su protagonista o para mí en mi función de periodista, llegar a la fuente.

Cenar, charlar con amigos, dormir, seguir charlando, planificar proyectos, establecer contactos, charlar con amigos, son partes importantes de un encuentro y este nos regaló un tiempo para eso. Al día siguiente los profesores de la APAU se reunieron en Asamblea Anual.

Más tarde hablamos de astronomía para ciegos, un proyecto personal que lleva seis años de idas y venidas y muchas satisfacciones. Jaime García habló sobre “Recursos para la enseñanza de la Astronomía”. Indispensable en nuestra tarea. Un recorrido por programas computacionales y sus prestaciones para la enseñanza, material disponible en fotografías, videos y páginas web. Jaime García volvió a darle un toque particular a su charla que justificó que fuera él y ninguna otra persona quien nos hablara del tema. Puntualizó un Programa de Iniciación Científica (PIC) que lleva adelante el Instituto Copérnico que lleva a los jóvenes a su primer acercamiento real con el mundo de la ciencia y que tiene hoy entre sus ex alumnos a importantes investigadores en lugares de privilegio en el mundo. También habló de programas de participación internacional en el aporte de datos concretos desde el aula, hacer ciencia real en el aula puntualizaba y entre las opciones la que ofrece la American Association of Variable Star Observers (EE.UU) de la que es miembro activo.

Otras charlas fueron las dedicadas a “La física y la reforma 2005” de Pablo García y Alejandro Villamil, y “La responsabilidad espacial de los estados y de los particulares”, Roxana Corbrán. En esta última Roxana presentó también las XXX Jornadas Latinoamericanas de Derecho Aeronáutico y Espacial a realizarse en Punta del Este del 21 al 24 de marzo próximos, un ejemplo de cuanto empieza a importar este tema en una época donde la actividad espacial va sumando actores.

La astronomía no es una ciencia que hable de lo lejano, la astronomía nació hace muchísimo tiempo, quizás sea uno de los saberes más antiguos, con el objetivo de registrar los cambios que se daban en el entorno natural y su aplicación a la vida cotidiana. Así se crearon los primeros calendarios y la astronomía sirvió para cambiar la economía de esos pueblos, sus costumbres, para fijar fechas precisas de sus rituales y para fortalecer sus instituciones. En este encuentro dos charlas nos dieron ejemplos más actuales de la relación del conocimiento científico con los fines prácticos: “Verificando la velocidad del buque y su deriva con el sol” de Ricardo Vairolleti y “Aprovechamiento de la energía solar a nivel doméstico” a cargo de Mario Graside.

El Observatorio Kappa Cruccis se hizo presente como en todos los eventos de Uruguay y en muchos, casi todos, los que tiene que ver con la astronomía de la región. Antonio y Marcelo, viejos amigos de muchos años se acercaron al Liceo Nuestra Señora del Rosario de Paysandú, donde se desarrollaron las charlas con su planetario móvil GOTO. Herramienta por excelencia para la enseñanza de la astronomía y el acercamiento al conocimiento científico del público en general. Bien ambientado, dentro de un domo inflable de 5 metros antiflama que impedía de modo muy efectivo que entrase la luz del sol al interior donde se proyectaba el cielo y con el complemento de algunas constelaciones que mediante sus características representaciones oficiales ilustraban sobre los mitos y leyendas que existen sobre cada figura. Tuve la oportunidad de estar esperando fuera mientras se desarrollaba la primera función de planetario con que nos obsequiaron nuestros amigos de Montevideo y pude comprobar las expresiones de asombro, los aplausos y la admiración que estos instrumentos despiertan aún en personas que tienen a la astronomía y su enseñanza por trabajo de todos los días.

 

Carlos Caporale habló sobre “Teoría de la Relatividad en el aula”, un acercamiento a herramientas didácticas para enseñar conceptos un tanto difíciles y aparentemente lejanos al sentido común a los jóvenes del nivel secundario de educación. Más que adecuado para esta reunión del año 2005, a 100 años de la publicación de la máxima obra de Albert Einstein, en el Año Internacional de la Física, también Alejandro Castelar nos regaló una biografía muy especial sobre el científico alemán en “Redescubriendo a Einstein” donde además de los datos siempre escuchados nos enteramos de curiosidades de su vida y su pensamiento no científico. Quizás por modestia Alejandro no mencionó que Einstein amaba Uruguay, que lo cautivó con la magia de Montevideo y la simpleza de su gente.

Faltan a esta nota dos charlas más sobre este encuentro maravilloso. “Didáctica para la conceptualización de la eclíptica y su importancia en la sucesión de las estaciones”, de Julio Blanco y “La realidad extraída”, una ponencia a cargo de Claudio Pastrana. Allí me enteré de una linda iniciativa por el impulsada en Uruguay, en un paseo costero, un recorrido virtual por el Sistema Solar donde grandes y chicos se acercan para caminar unos 900 metros mientras vean una representación a escala del los cuerpos que giran alrededor del Sol y leen sus principales características. Acercar la astronomía a la gente. Ese fue el desafío de todo el encuentro, de cada uno de sus asistentes. Resistir a políticas que no entienden la importancia de la educación en ciencias en los colegios y para ello la inigualable posibilidad de que una ciencia como la astronomía que quizás sea la más interdisciplinaria de todas.

Ya en el cierre de una doble jornada de trabajo brindamos por nuevos encuentros, por proyectos que en esta reunión nacieron como cada vez que se juntan personas que aman lo que hacen. Las despedidas fueron de “hasta luego”, sabiendo que siempre está cerca el que piensa y sueña las mismas cosas que nosotros, el que trabaja para lograr los mismos objetivos, el que disfruta enseñando y se acerca a estos encuentros a aprender.

 

Agregar a Favoritos
Imprimir
Re-Enviar

Suscripción a Boletín Semanal

Para Medios de Comunicación

  Envíenos sus sugerencias y comentarios

Comunicarse con
el Editor