Volver
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
miércoles 28 de febrero de 2024 

Tiempo de lectura: 3:5 min

Asteroide 2003 QQ47 no debe ser motivo de alarma

por Antonio Sánchez Ibarra, Area de Astronomía - Universidad de Sonora (México)

Al igual que lo ocurrido hace poco más de un año con el asteroide 2002-NT7, este día aparece en diversos medios una noticia con cabeza alarmante en torno a las observaciones del asteroide 2003-QQ47.

Con aproximadamente 1066 m de ancho, se plantea en los artículos que el asteroide 2003-QQ47 se dirige a la Tierra y que podría impactarla el 21 de marzo del año 2014.

Cierto es que en el cuerpo del artículo se indica que la probabilidad de tal impacto es una en 909,000, pero el grueso de la información gira en torno a los efectos que podría causar un encuentro de tal naturaleza.

Desafortunadamente, notas con tales características tienen un efecto no deseable en la población. De la alarma injustificada que ocurrió el año pasado con el posible choque de 2002-NT7 en el año 2019, todavía hay personas que preguntan sobre este fenómeno. Algo similar puede ocurrir en esta ocasión.

Si bien los asteroides se encuentran en todo el medio interplanetario y no todos están identificados, los espacios existentes son tan grandes que aunque se pueden dar aproximaciones, los impactos ocurren con frecuencias muy bajas.

Existen varios programas de observación, rastreo y búsqueda de asteroides que pudieran representar una amenaza hacia la Tierra. Tales programas se refieren a los NEO's por sus siglas en inglés (Near Earth-Objects), "Objetos cercanos a la Tierra".

El procedimiento común consiste en estar observando diversas regiones del cielo en búsqueda de asteroides. Cuando alguno se descubre, se prosigue a efectuar varias observaciones que permitan determinar la órbita. Este procedimiento puede durar en ocasiones meses o hasta años para conocer con mucha precisión tal órbita.

A partir de las primeras observaciones, se establece una órbita preliminar, con el propósito de darle seguimiento. Al transcurrir del tiempo y con la acumulación de un mayor número de observaciones, la órbita preliminar va siendo ajustada.

Lamentablemente, la situación de 2003-QQ47 es una más donde se indican posibilidades en base a una órbita muy preliminar, siendo lo más probable que dentro de unos días, cuando se acumulen más observaciones, sea claro que la predicción de choque en el año 2014 no tenga fundamento.

A diferencia del programa SETI (Programa de búsqueda de inteligencia extraterrestre), donde esta claramente determinado un procedimiento para informar en el caso de encontrar señales de vida en el espacio, no existe una regulación en los programas NEO para informar sobre un verdadero riesgo de choque de cometas o asteroides con nuestro planeta.

Lo anterior conlleva a la filtración de información muy preliminar que, aderezada con cabezas sensacionalistas, tiende a crear confusión y alarma entre la población.

Algunas de estas cabezas que se encuentran hoy principalmente en los medios electrónicos son "Un asteroide gigante podría golpear la Tierra en 2014" y "Tierra bajo ataque", en medios serios como CNN y la BBC respectivamente. Aún habrá que esperar los planteamientos que aparezcan en publicaciones más sensacionalistas.

Lo recomendable es acudir y consultar vía Web con las páginas de proyectos NEO como la del Jet Propulsion Laboratory de NASA o en otros enlaces de programas similares. Además es posible consultar con observatorios e instituciones que tienen a su cargo programas de Astronomía.

En síntesis: tal noticia no debe provocar ninguna alarma.

El miércoles 3 de septiembre el programa NEO de JPL-NASA anunció que quedaba descartada la posibilidad de choque del asteroide 2003 QQ47 con la Tierra el 20 de marzo de 2014.

Nota con enlaces en http://cosmos.astro.uson.mx/notas/030902.htm

 

Agregar a Favoritos
Imprimir
Re-Enviar

Suscripción a Boletín Semanal

Para Medios de Comunicación

  Envíenos sus sugerencias y comentarios

Comunicarse con
el Editor