Volver
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
INICIO
lunes 21 de octubre de 2019 
       
Secciones
Servicios
 
Taller
 
Multimedia
 
Consejos
Herramientas
Eventos
Archivos
 
Ayuda
 
 
   
>
 Astronomía
>
 Astronautica
>
 Notas
>
 Entrevistas
>
 Un día como hoy...
>
 Eventos en el cielo
>
 Opinión
 
 
 
 >> EL MENSAJERO DE LOS ASTROS
 Entrevistas
 
  • Tiempo de Lectura: 11:20 min

    Qué es la Cosmología

    Entrevista al Lic. Gabriel R. Bengochea

    Sebastián Musso, Mar del Plata, Argentina

     
    Gabriel R. Bengochea

    Gabriel Bengochea es hoy un estudiante de doctorado pero en el trato no deja de ser un aficionado a la ciencia que se sigue maravillando por sus logros y no escatima en frases que demuestren las proezas del hombre por explicar su entorno.

    La vocación nació allá por 1985, cuando tenía 12 años y se oficializó con su primera anotación astronómica el 23 de febrero de 1986… una observación lunar con su primer telescopio.

    Reconoce que, como muchos otros aficionados de esos años, la serie Cosmos de Carl Sagan marcó sus ganas de ser parte de esta ciencia, y a la vez, por aquel entonces se aproximaba la visita del cometa Halley. “Por si fuera poco, justamente en 1986 estaba comenzando el colegio secundario y en Geografía el primer tópico fue Cosmografía”, recuerda.

    Creo que estas razones son un pretexto para justificar la sencilla razón de que la vocación probablemente ya haya nacido con uno y estas que parecen ser justificaciones hayan sido simplemente disparadores de algo innato en uno. Que se yo…

    Luego aparecieron las primeras cartas de la NASA con imágenes del Sistema Solar y en 1990 Gabriel se asocia al Club de Astronomía Ing. Félix Aguilar (CAIFA) del que desde entonces forma parte, y a The Planetary Society cuyo presidente era nada más y nada menos que Sagan.

    A partir de allí la actividad como aficionado fue cada vez mayor hasta realizar mi ‘segunda oficialización’ en el tema con la elección de Física como mi carrera universitaria. Primero en un terciario y luego en 1996 en la Facultad de Cs. Exactas y Naturales de la UBA”, cuenta y hace memoria, casi como si esos recuerdos fueran lejanos, aunque no lo sean tanto.

    ----------------

    1) ¿Quiénes influenciaron sus elecciones profesionales?

    La elección de la carrera fue influenciada por amigos de la CNEA, fundamentalmente por el Dr. Aníbal Gattone, quien desde esa época me motivó con temas relacionados al Universo.

    Para la elección del tema de Tesis de Licenciatura no hubo motivaciones extras, dado que desde el comienzo de la carrera tenía claro que quería dedicarme a las cuestiones cosmológicas. Así, el tema fue algo vinculado con lo que se conoce como Radiación Cósmica de Fondo… una reliquia que llena todo el espacio en todas las direcciones y que trae muchísima información de cuando el Universo era mucho más joven que hoy.

    Finalizada mi carrera de grado, decidí en 2004 continuar estudiando en el área de la Cosmología en mi Doctorado en Ciencias Físicas, también en la UBA, trabajando en el Grupo de Teorías Cuánticas Relativistas y Gravitación del IAFE, con beca del CONICET. El tema que estamos estudiando está relacionado con modelos para explicar la recientemente detectada expansión ‘acelerada’ del Universo.

    2) ¿Qué es la cosmología?

    La Cosmología es la rama de la ciencia que estudia como es la estructura y la evolución en el tiempo del Universo (como un todo) a gran escala, o sea, tomando como materia de estudio regiones muy grandes del Universo que observamos.

    El cosmólogo busca modelar mediante teorías cómo pudieron haber sido los acontecimientos en la historia del Universo para que se hayan formado las estructuras que hoy vemos (estrellas, planetas, galaxias, etc…). Esas teorías son contrastadas con diferentes observaciones que son llevadas a cabo tanto con telescopios como con satélites.

    3) ¿Qué diferencias hay entre las explicaciones mitológicas que se dieron sobre los orígenes y estas que da la ciencia actual?

    Creo que la diferencia fundamental radica en que la ciencia como la conocemos hoy basa sus modelos de la Naturaleza en lo que llamamos “Método Científico”. Según éste, nuestras teorías se basan en un formalismo universal que es la Matemática, deben tener la capacidad de predecir nuevos hechos y deben poder ser testeables y repetibles con la debida experimentación.

    Esto en la antigüedad no sucedía o se lo hacía de una manera no tan organizada o sistematizada, además de los prejuicios (en su gran mayoría) religiosos.

    También tenemos que tener en cuenta que muchas explicaciones que se les daban a fenómenos cotidianos eran totalmente válidas para el conocimiento y las capacidades de experimentación de esas épocas. De la misma manera, quizás las hipótesis que barajamos hoy el día de mañana sean descartadas con experiencias y tecnologías nuevas.

    4) ¿Cree Usted que la Teoría del Big Bang será la última y satisfactoria respuesta al origen del Universo? ¿Puede explicarla brevemente?

    Hmmm… es una respuesta difícil de contestar. No creo que sea la ‘última’ así como la conocemos hoy en día. También tenemos que tener en cuenta que queremos decir por ‘satisfactoria’. De alguna manera el modelo del Big Bang hoy es satisfactorio, porque logra describir bastante bien el Universo tal como lo observamos… pero también están pendientes varias cosas por explicar: el origen mismo del Universo y la naturaleza de la Materia y Energía Oscuras entre otras cosas.

    Recordemos que el modelo del Big Bang es un conjunto de teorías elaboradas en lenguaje matemático que tratan de describir como y porqué sucedieron los hechos que dieron origen a lo que nosotros observamos a nuestro alrededor, así como también explicar la evolución en el tiempo del Universo como un todo. Para ello, este conjunto de teorías es testeado permanentemente con nuevas observaciones.

    Según este modelo, todo lo que vemos hoy tuvo su origen unos 14 mil millones años atrás, en un suceso singular en el espacio-tiempo (Big Bang) a partir del cual el mismo espacio creado comenzó a expandirse a medida que el tiempo transcurría, dando lugar paulatinamente a los átomos, estrellas, galaxias, cúmulos de galaxias, etc. que conocemos. En la historia de la formación de nuestra galaxia, la Vía Láctea, una de las miles de millones de estrellas que la comenzaron a habitar fue el Sol, en torno al cual hoy estamos girando nosotros en nuestra nave espacial, La Tierra, uno de los vaya a saber cuantos planetas que se formaron en las miles de millones de galaxias que existen en el Universo visible.

    5) ¿Qué otras teorías hay al respecto?

    Actualmente las teorías alternativas de alguna manera están vinculadas al modelo del Big Bang. No existen teorías cosmológicas sustentadas por observaciones que sean totalmente independientes del modelo del Big Bang.

    Lo que aparecen son teorías alternativas para tratar de explicar mejor algún rasgo del modelo o alguna época en particular. Por ejemplo, existen diferentes modelos para explicar las primeras fracciones de segundo o para explicar la naturaleza de alguno de los constituyentes del Universo.

    6) ¿Cómo se cree hoy que está constituido el Universo?

    La visión que tenemos de cómo está constituido el Universo es, por un lado, asombrosa, pero por otro desconcertante.

    Asombrosa por lo mucho que ha mejorado la tecnología y por ende permitido que cada vez las mediciones sean más precisas y los errores respectivos sean casi tan pequeños como los que se manipulan en laboratorios terrestres de otras ramas de la Física. Y desconcertante por lo que los números parecen decirnos: el 96% del Universo no sabemos de qué está hecho.

    Diferentes líneas de investigación parecen estar de acuerdo con que el Universo está constituido por solamente el 4% de átomos (materia como la que conocemos) mientras que el restante 96% se divide en un 23% de materia oscura (materia cuya existencia detectamos indirectamente por su interacción gravitatoria con otros objetos pero no brilla), y un 73% de algo que genéricamente llamamos energía oscura, que sería responsable de que el Universo actualmente se esté expandiendo de manera acelerada, siendo esto último una evidencia observacional desde 1998.

    Sabemos que tanto la materia oscura como la energía oscura están allí porque detectamos su presencia indirectamente, por los efectos que causan… pero aún no tenemos idea de cual podría llegar a ser su naturaleza.

    Muchas variantes están siendo propuestas para tratar de explicar o predecir alguna manifestación para dar cuenta de cual podría ser la naturaleza de estas dos componentes del Universo. Algunos especulan inclusive que este desconcierto sea el primer síntoma de que las leyes que creemos que gobiernan el Universo tengan que ser nuevamente revisadas.

    7) ¿Cómo explicar que hoy se tenga certeza sólo sobre un 4% del total de la materia que conocemos?

    Bueno… esto tiene que ver con las diferentes líneas de investigación. Por lo menos tres de ellas (Supernovas Ia, Radiación Cósmica de Fondo y el estudio de la distribución de galaxias a gran escala) parecen estar de acuerdo de manera independiente sobre la constitución del Universo. Aclaremos que si aceptamos que nuestros modelos están bien, la certeza la tenemos no sólo con el 4% de los átomos. La tenemos también tanto con el 23% de materia oscura como con el 73% de la energía oscura… refiriéndome a ‘certeza’ al error con que medimos en las observaciones. Con esto quiero decir lo siguiente: nosotros queremos entender como funciona el Universo.

    Para ello nos armamos modelos que traten de explicarlo. Estos modelos los contrastamos con observaciones y vemos que tan bien funciona la teoría. Actualmente nuestra mejor teoría necesita que pongamos tres ingredientes para explicar el Universo, y lo explicamos con mucha certeza en el sentido mencionado arriba. Lo que estaría en cuestionamiento es si podríamos conseguirnos un modelo diferente que de cuenta de la historia del Universo y en la cual esté constituido con el 100% de átomos conocidos y no necesitemos ingredientes extras. Hasta hora esto no se ha podido lograr.

    8) Cuando visito los colegios dando alguna charla sobre astronomía, se tiene la idea de que esta es muy lejana, que no forman parte sus logros de la vida cotidiana, más aún, se tiene la idea de que se estudia, al menos en un nivel aceptable, solo en los países llamados desarrollados y en particular en aquellos centros de donde provienen las noticias más impactantes. ¿En qué nivel está el estudio de la cosmología en Argentina?

    En la Argentina existen unos pocos grupos que trabajan en Cosmología. Respecto al nivel (calidad) desde mi punto de vista creo que es bueno ya que en realidad hoy en día los centros de investigación están vinculados entre si y por lo tanto se está en contacto con gente de muchos lugares diferentes, lo que hace que el nivel sea más o menos parejo. Si nos referimos a nivel como ‘cantidad’ de trabajos publicados, por supuesto que aquellos países en donde los recursos (ya sea más personas, dinero, tecnología, etc…) son mayores, por lo general la producción científica es mucho mayor.

    9) ¿Quiénes son los referentes en el tema a nivel mundial?

    Es difícil nombrar a algunas personas en particular porque existen muchas, y el hecho de que además las ramas de la Cosmología se hayan especializado cada vez más ha hecho que surjan muchos referentes en distintos campos específicos, haciéndose así muy difícil mencionar sólo unos cuantos.

    Sólo podría hacer referencia a mi pequeña experiencia personal. Cuando estaba haciendo mi Tesis de Licenciatura me llamó muchísimo la atención la capacidad de cosmólogos relativamente jóvenes como los casos de Wayne Hu (Chicago), Max Tegmark (MIT), Uros Seljak (Princeton) y Matías Zaldarriaga (Harvard).

    ------------------

    Al preguntarle sobre sus metas Gabriel parece debatirse entre sus sueños de aficionado de no hace muchos años y la prudencia y el método propios de su formación actual. “Mi meta más próxima es terminar mi doctorado, habiendo aportado alguna luz al interrogante de la energía oscura”, dice. “Son también mis expectativas poder acercar al público en general los más recientes avances en esta área”. Y es también a lo que le dedica una buena parte de su tiempo, yo mismo he presenciado algunas de sus charlas, amenas y punzantes, llenas de desafíos para quienes la escuchan impidiéndoles a todo momento tomar una posición pasiva, siempre buscando las preguntas de sus receptores, debatiendo con todos como seguramente esperó que lo hicieran con él en esos comienzos en el CAIFA, con la misma emoción que al abrir su primera carta de la NASA con fotos sacadas a millones de kilómetros de aquí.

    En su actividad profesional, también se aleja, esta vez, a los comienzos del Universo, a los límites mismos de nuestro sentido común, que se mezclan con fórmulas que intentan resolver las preguntas más antiguas de la Humanidad, de eso se trata, de la búsqueda más intensa de la ciencia… me voy satisfecho, hoy estuve con uno de sus protagonistas.

 

Agregar a Favoritos
Imprimir
Re-Enviar

Suscripción a Boletín Semanal

Para Medios de Comunicación

  Envíenos sus sugerencias y comentarios

Comunicarse con
el Editor



 
arriba