Buscar en este sitio
 
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
INICIO
CONTACTESE
lunes 20 de noviembre de 2017 
Secciones
Servicios
 
Taller
 
Multimedia
 
Consejos
Herramientas
Eventos
Archivos
 
Ayuda
 
 
 >> NOTAS
 McNaught C/2006P1: El cometa esperado

 


Todas las fotos del McNaught C/2006 P1 >>


Por: Silvia Smith*

Imagen superior: El cometa Mc Naught 2006 P1 desde la ciudad de La Plata. (Imagen tomada por Guillermo E. Sierra©)

 

Cada vez que se descubre un nuevo cometa, nos ilusionamos pensando que tal vez, sea "El Gran Cometa", como aquellos que contaban nuestros padres y abuelos, o aquél, que yo misma vi allá por 1965 cuando era quinceañera, el Ikeya Seky, un cometa extraordinario, mi padre nos despertaba a la madrugada para verlo, lo recuerdo vivamente, era como una de esas imágenes que veíamos solo en los libros, parecía dibujado en el cielo, un espectáculo que nunca más tuve oportunidad de ver, de los demás que fueron visibles y tuve oportunidad de ver, algunos, casi olvidables y otros, decepcionantes ante aquel recuerdo de mi adolescencia.

El 8 de Agosto del 2006, se informó oficialmente el descubrimiento de este cometa por alguien para quien no es novedad el hallazgo de cometas, Robert McNaught. Lo descubrió el 7 de Agosto transitando la constelación de Ophiuchus con una magnitud 17 (lejos del alcance de nuestros telescopios aunque sean grandecitos) con el telescopio Uppsala Schmidt de 0.5-m por medio de imágenes obtenidad con CCD desde el Siding Spring Survey ,Australia. Robert McNaught es un astrónomo australiano que lleva en su haber muchos descubrimientos de cometas así como asteroides.

Todos nos ilusionamos cuando comenzamos a recibir buenas noticias sobre este cometa que ya prometía ser visible al menos con binoculares, aquí se lo esperaba con ansiedad para mediados de Enero del 2007, cuando visitara el Sol para rodearlo y regresar a los confines de nuestro Sistema Solar, aparecería en el cielo del atardecer. Pero los pronósticos se quedaron cortos, el cometa prometedor, se convirtió en "El cometa esperado", ése que nos hiciera emocionar al verlo, fantástico en el cielo vespertino, mostrándose casi como un pavo real de los cielos con su cola larga y sutil como el velo de una novia.

Imagen superior: Robert McNaugt, detrás suyo se ve el domo del Uppsala. (Foto Siding Spring Survey )

Desde el 13 comencé a observar la zona a pesar de que sabía que hasta el 14 sería casi imposible encontrarlo, todo fue infructuoso, el cielo me era hostil, al atardecer, había reunión de nubes en el sector donde el Sol se pone, apenas si se divisaba Venus algo más arriba a la derecha. Así hasta ayer, que decidí trasladarme a una zona que tal vez fuera más amigable, posiblemente por ser mi ciudad natal: La Plata. Llevé todo el material que creía me sería de utilidad para si era posible, plasmar la imagen. Una vez en La Plata, me trasladé a un claro que produce una ancha rambla en la calle 72, en el cinturón que rodea ése perfecto cuadrado que es la ciudad. Con equipo liviano y en compañía de Guillermo Smith nos instalamos cuando el Sol se ocultaba en el horizonte, pero un espeso manto de nubes acompañaban la puesta del Sol, iguamente, instalé el trípode y la máquina fotográfica, esperanzada en que se abriera un hueco que me permitiera verlo y fotografiarlo, pero la gran compañía eran unos monstruosos mosquitos que nos devoraban con placer de la cabeza a los pies, llegó el momento de la renuncia, levantamos campamento y regresamos. Minutos más tarde, iba cabizbaja conversando (ya sin equipo) con Laura Domingues contandole apenada el fracaso, cruzamos la rambla donde anteriormente nos habíamos apostado, ya siendo cerca de las 21:00, de pronto Laura dice "pero si ahí está!!", giré la cabeza y no podía creer lo que veía, las nubes se habían disipado en ese sector del cielo, lucía maravilloso, con esa cola majestuosa y sutil que nos emocionó profundamente, regresamos con prontitud sobre nuestros pasos a buscar equipo para fotografiarlo, veíamos mientras regresábamos con desesperación la cercanía de un espeso manto de nubes sobre el horizonte donde se iba a zambullir el cometa, pero la desesperación es mala consejera, se rompió el mecanismo del trípode cuando lo instalaba, igualmente nuestra persistencia era difícil de derrotar, mientras los mosquitos nos devoraban, aprestamos la cámara igualmente, pero..., comenzaron a encenderse las luces de la avenida, y solo podían verse ellas, mal instaladas, de gran altura, desparramando luz por doquier menos donde deben, sin contar que detrás teníamos la rotonda que tiene múltiples luces que permanecen aún de día encendidas (nos piden que "apaguemos la luz" ¿insólito no?), gatillé igualmente varias tomas mientras veía cómo el cometa hundía su cabeza en las cerradas nubes del horizonte. Este fue el fracaso de nuestras tomas, pero pudimos verlo en todo su esplendor, maravilloso. El día 20 nos trasladamos a un camino secundario varios kilómetros al sur de La Plata y allí pudimos observarlo y hacer algunas tomas, un recuerdo inolvidable.

Muchos amigos de todas partes lograron fotografiarlo, aprovechamos esta oportunidad para presentarles ésas tomas que lograron en estos últimos días, algunas de ellas, desde la ciudad de La Plata, tomadas por Guillermo E. Sierra, excelente fotógrafo logró tomas extrarodinarias, pero desde un piso 22 con la imagen magnífica de la ciudad, que parece rendida a los pies del cometa. Desde la ciudad de Buenos Aires, desde España cuando estaba a la vista en el Hemisferio Norte, desde Uruguay, Gonnet, Salto, Concordia, Rosario, Santa Fe, Los Cardales, Saenz Peña, Santiago Del Estero, Catamarca, Córdoba, República de Chile y todo rincón posible donde hay un apasionado que tenga cualquier máquina fotográfica, sea pequeña o muy profesional, todos están esperando la caída del Sol con el dedo en el disparador haciendo clic, clic y clic, ojalá todos los disparadores del mundo, gatillaran solo esto, fotos.

Silvia Smith

*Directora y editora de Cielo Sur

Todas las fotos del McNaught C/2006 P1 >>

 
 
arriba