Buscar en este sitio
 
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
INICIO
CONTACTESE
martes 21 de noviembre de 2017 
Secciones
Servicios
 
Taller
 
Multimedia
 
Consejos
Herramientas
Eventos
Archivos
 
Ayuda
 
 
 >> NOTAS
 40 ANIVERSARIO DE LA LLEGADA DEL HOMBRE A LA LUNA


Por: Silvia Smith
Asociación Cielo Sur

Imagen superior: La histórica primer pisada del hombre en la Luna. (Image NASA).

Los visionarios

La pólvora, los chinos, la cohetería, fueron los precursores de los viajes espaciales. Desde el siglo IV a. de C. ya se conocía la forma de arrojar artefactos incendiarios para defensa o como los chinos, para divertimento en forma de fuegos artificiales mediante el uso de la pólvora, pero es posible que no se aplicasen estos métodos para propulsar proyectiles antes del siglo XIII de nuestra era.

Imágenes superiores: Fuegos artificiales, los primeros divertimentos con fuego. Debajo de ellos, los chinos haciendo experiencias con cohetes también para diversión.

En la última etapa del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, se comienza a pensar la más grande aventura del hombre jamás pensada: Adentrarse los seres humanos en el espacio fuera de la atmósfera terrestre. Es el sencillo cohete el iniciador de esta nueva era de la humanidad.

Grandes escritores sembraron la semilla de la ilusión en los seres humanos con sus escritos de ficción, Julio Verne, H. G. Wells entre otros, echaron a volar la imaginación ya no del hombre común, sino de científicos que pensaron en la factibilidad de estos viajes.

Así grandes genios de la ciencia como el ruso Konstantin Eduardovich Tsiolkovski (1857-1935) pionero en investigación de cohetería espacial (predijo que el hombre llegaría al espacio en el 2017), fueron sus matemáticas las que revelaron el principio de la relación de masa, también incursionó en la química y otras ciencias que lo llevaron a establecer el tipo de sistema de conservación necesario para la vida de los futuros astronautas. Fue un genial precursor de los viajes espaciales, sus estudios sobre los propelentes y de la propulsión de cohetes fueron el punto de partida de los motores como el del Saturno 5.


Imagen superior: Konstantin Eduardovich Tsiolkovski.

El estadounidense Robert Hutchings Goddard (1882-1945) científico inventor que fue el primero en demostrar que el empuje y la propulsión podían tener lugar en el vacío, fue profesor de la Universidad de Clark, aparte de ser un teórico, fue también un constructor, diseñador y constructor de sus propios cohetes, su monografía "A Method of Reaching Extreme Altitudes", publicado por el Instituto Smithsoniano en 1919, se trasformó en un texto de cabecera durante las primeras investigaciones en esta nueva ciencia, tanto en Estados Unidos como en Europa.

Imagen superior: El Dr. Robert Hutchings Goddard en la Clark University en el año 1924. (Imagen gentilieza NASA).

El científico alemán de origen austro-húngaro Hermann Oberth (1894-1989) a través de uno de sus libros en el año 1923, expuso los principios para la construcción de estaciones espaciales. Era el más joven de esta camada de científicos. Su libro "El Cohete en el espacio planetario" abrió nuevos caminos en la investigación espacial. Fue quien trató el principio del cohete en la aplicación a los vuelos espaciales. Su intervención en 1928 como asesor científico en la película "La muchacha de la Luna", fue tal vez un error visto desde algún punto de vista, pero desde otro ángulo, actuó como el disparador para que en años posteriores, el extraordinario éxito que tuvo esta película, no quedó en el olvido, más de una década más tarde, durante la segunda guerra mundial, los experimentadores alemanes en el centro de desarrollo de cohetería de Peenemüde, pintaron una muchacha, un cohete y una media Luna en la popa del misil que más tarde fue conocido como V-2.


Imagen superior: Hermann Oberth (Imagen Transilvanya Info photo Gallery).

Es por los años 30, que se une al grupo de Oberth, Wernher von Braun (1912-1977), quien por esos días era estudiante de ingeniería en el Instituto de Tecnología de Berlín, por ese entonces, era miembro de la Sociedad Alemana para el Viaje Espacial que fue conformada en 1927. Fue justamente von Braun quien en Peenemüde bajo el régimen de Hitler, diseñó la famosa V-2, una bomba que precedió a los actuales misiles, esta bomba, fue utilizada para bombardear Londres en el año 1944. Luego de concluida la segunda guerra mundial, von Braun pasó a trabajar en Estados Unidos donde tuvo participación en la creación de cohetes y estaciones espaciales. Nacionalizado en Estados Unidos en el 55, cuando comienza la gran carrera espacial, fue puesto al frente para el desarrollo de la cohetería espacial en Estados Unidos.

Imagen superior: Wernher von Braun. (Imagen gentilieza NASA).

El ingeniero francés Robert Esnault-Pelterie (1881-1957) otro gran pionero de la astronáutica, fue una de las mentes brillantes que sentaron las bases para el desarrollo de la gran aventura espacial. Sus disertaciones y libros sobre el futuro de la astronáutica y los viajes interplanetarios por medio de cohetes, fueron un gran impulso para esta nueva rama de la ciencia.

Imagen superior: Robert Esnault-Pelterie. (Image United States Library of Congress's ).

La carrera espacial

Omitiendo todo aquello que tiene que ver con la expansión de la cohetería con fines bélicos, nos zambullimos de lleno en esta nueva era, la del desarrollo que llevó al hombre a pisar la Luna.

Como hemos visto en las líneas anteriores, el hombre desde hace más de 2000 años, comenzó a soñar con fuegos artificiales y siguió soñando a través de la conocida hoy como literatura de Ciencia-Ficción con los viajes interplanetarios. Así, a fines de la década del 50, comienza un plan de acción por dos potencias, la Unión Soviética (Rusia) por ese entonces y los Estados Unidos.

Después de declarado el "Año Geofísico Internacional" en 1957/1958 por las academias de ciencias de setenta y siete países, hecho que devino en el estudio a fondo de nuestro planeta, su campo magnético, vientos, clima, corrientes oceánicas, auroras en el Ártico y la Antártida y varios puntos más que tienen que ver con el conocimiento más profundo del planeta en que vivimos, comienza a desarrollarse para su estudio, la creación de satélites para poner en órbita y llevar a cabo de este modo, estudios geofísicos desde el espacio.

La Unión Soviética dio grandes pasos en este sentido, adelantándose así a Estados Unidos, que no creía que esta potencia pudiese poner en órbita satélite alguno, pero no fue así, para gran sorpresa de los americanos, los soviéticos ponen en órbita el primer artefacto fabricado por el hombre, el Sputnik 1 fue lanzado el 4 de octubre de 1957, su "bip-bip" fue escuchado radialmente por el mundo, el mundo se asombró ante el impactante acontecimiento, pero cuando aún no terminábamos de salir de nuestro asombro, el 3 de noviembre del mismo año, los soviéticos lanzan un segundo satélite, pero lo más impactante, fue que llevaba un ser vivo a bordo: la inolvidable perrita Laika, ella no solo fue el primer ser vivo en ser lanzado al espacio, sino que fue también la primera víctima, murió.


Imagen superior: El satélite Sputnik 1. (Image Jet Propulsion Laboratory).


Imagen superior: La inolvidable perrita Laika, el primer viajero espacial. (Image www.geocities.com)

Estados Unidos, después de varios intentos fracasados, comienza a desarrollar el proyecto Explorer, el cual estuvo a cargo de von Braun. Después de 3 meses de lanzado el Sputnik, en frenético trabajo, Estados Unidos logra poner en órbita al Explorer 1, esto el 31 de enero de 1958. Así comenzó la carrera.

El 3 de marzo de 1959, es lanzado desde Cabo Kennedy, el primer objeto fabricado por el hombre logrando una trayectoria que lo sacó del campo de gravitación de la Tierra, la Pioneer 4 con un mínimo de instrumental científico y con un transmisor telemétrico, da pruebas irrefutables de haber pasado junto a nuestro satélite natural: La Luna.

Imagen superior: Pioneer 4. (Image Jet Propulsion Laboratory).

El 12 de abril de 1961, el mundo vuelve a asombrarse, el primer hombre que orbitó la Tierra fue lanzado en la nave espacial llamada Vostok 1, los soviéticos envían así al primer cosmonauta de la historia, Yuri Gagarin (1934-1968), Gagarin, llegó a una distancia de la superficie terrestre entre los 180 y 327 km. En la pequeña cápsula que fue enviado, Gagarin apenas si podía moverse, su entrada en órbita alrededor de nuestro planeta se produjo a una velocidad de 28.000 km por hora, llegó a dar dos vueltas a nuestro planeta, logró un aterrizaje exitoso luego de su proeza.


Imagen superior: El primer cosmonauta Yuri Gagarin. (Image NASA).

El 5 de mayo de 1961, como respuesta a tan magna gesta de los soviéticos, Estados Unidos logra un viaje suborbital de 320 km. sobre el océano atlántico tripulado por el astronauta Alan Shepard a bordo de un Redstone.

Imagen superior: Alan Shepard. (Image NASA).

El 6 de agosto de 1961, la Unión Soviética logran superar el vuelo de dos órbitas de Gagarin por uno de diecisiete órbitas y 25 horas de vuelo del cosmonauta Gherman Títov.

El 20 de febrero de 1962, Estados Unidos logra poner en órbita al primer astronauta americano en tripular un vuelo de esta naturaleza, John Glenn, la hazaña americana se llevó a cabo con una cápsula Mercury, siendo un Atlas quien la lanzó a la órbita. Logró realizar tres viajes alrededor de nuestro planeta.

Imagen superior: El astronauta John Glenn. (Image NASA).

El 12 de octubre de 1964 la Unión Soviética lanzó el Vosjod 1, una nave espacial que puso en órbita a tres hombres, orbitaron la Tierra durante veinticuatro horas, luego fue recuperada con éxito.

Imagen superior: La Vosjod 1. (Image Casa Russia).

El 23 de marzo de 1965, los norteamericanos, logran que los vuelos Mercury de un solo asiento den paso a los de las cápsulas Geminis de dos asientos.

Durante el año 1966, Estados Unidos logra lanzar con éxito una verdadera andanada de satélites artificiales, sondas espaciales y naves tripuladas.

El proyecto Apollo


Imagen superior: Logotipo del proyecto Apollo de la NASA. (Image NASA).

En 1961, el presidente John F. Kennedy comprometió a los Estados Unidos a poner un hombre en la Luna antes del término de la década.

Para que los astronautas norteamericanos pudieran poner por primera vez un hombre en la Luna, la NASA desarrolló el proyecto que dio en llamarse "Apollo", el mismo comprendía una nave con capacidad para transportar tres hombres y el cohete portador, en este caso fue el "Saturn-5".

Imagen superior: Momento en el que el presidente Kennedy hace su anuncio sobre poner un hombre en la Luna antes del término de la década (año 1961). (Imagen NASA).

Imagen superior: El Saturno 5 bajo la dirección de von Braun en el momento de partida. (Imagen NASA).

El 23 de marzo de 1965 Estados Unidos lleva a cabo la primera caminata espacial estadounidense, Ed White fue el encargado de hacerlo. Orbitando la Tierra se llevan a cabo pruebas para las futuras caminatas lunares.


Imagen superior: Primer caminata de los norteamericanos en el espacio. (Imagen NASA).

El 11 de octubre de 1968, se lanza el primer vuelo tripulado de tres asientos, la Apolo 7. La tripulación estuvo compuesta por Walter Schirra, Donn F. Eisele y Walter Cunningham. Fue puesta en órbita desde Cabo Kennedy por un cohete Saturno 1B.

Luego del trágico accidente que le costara la vida a los astronautas Virgil A. Grissom, Edward H. White y Roger B. Chaffee, en la torre de lanzamiento de Cabo Kennedy mientras se realizaba un ensayo debido a un cortocircuito a bordo de la cápsula (la Apollo 204), se introdujeron reformas en la cabina de mando para aumentar la seguridad de la misma. Así se llevó a cabo el primer vuelo tripulado de este proyecto que como decimos más arriba, tuvo éxito, el de la Apolo 7 (1968).

Se llevaron a cabo 11 vuelos tripulados con las misiones Apolo, seis de los cuales pudieron alunizar, desde el Apolo 11 al Apolo 17, excepto la Apolo 13, que debido a un accidente no pudo alunizar y regresó a la Tierra en forma absolutamente dramática.

El vehículo Apolo poseía tres secciones o módulos, el módulo de mando, el módulo de servicio y el módulo lunar. El primero, la cabina de mando, tenía forma de embudo, por la base, tenía el módulo de servicio y detrás del mismo, se encontraba el compartimiento protector que contenía al módulo lunar.

El vuelo de la Apolo 8 consistió en un viaje a la Luna pero sin alunizaje, se limitó a dar diez vueltas alrededor de nuestro satélite natural. En este viaje no llevaron el módulo lunar, su tripulación estaba compuesta por Frank Borman, James A. Lovell y William A. Anders. En este vuelo, mientras orbitaban la Luna, descubrieron nuevos cráteres que bautizaron con los nombres de científicos y de astronautas. Tres de estos nuevos cráteres llevan los nombres de los tres astronautas que perecieron carbonizados en la Apollo 204.


Imagen superior: Descubrimiento de nuevos cráteres en la Luna por la misión Apolo 8. (Imagen NASA).

El Apolo 9 estuvo tripulado por James A. McDivitt, David R. Scott y Russell L. Schweickart, fue puesto en órbita terrestre para probar el módulo lunar en vuelo. Se simuló un descenso en la Luna y se realizaron acoplamientos previstos con el módulo de mando, tal como debía hacerse en el futuro en el vuelo que descendería en la Luna.

El Apolo 10, fue también un vuelo planificado para verificar la puesta a punto de todos los elementos, pero ya en órbita lunar. La tripulación estaba compuesta por Thomas P. Stafford, John Young y Eugene Cernan. En esta ocasión, se ensayaron los procedimientos que se llevarían a cabo con la Apolo 11.

20/21 de julio de 1969: El hombre pone sus pies en la Luna

La Apolo 11 llevaba como tripulantes en esta misión que pondría por fin el pie del hombre en la Luna, a Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin Aldrin. La nave quedó en órbita lunar el día 19 de julio de 1969. Al día siguiente, alunizaron en el Mar de la Tranquilidad. Collins quedó en el módulo de mando, en órbita lunar esperando el regreso de Armstrong y Aldrin.


Imagen superior: Los astronautas de la misión Apolo 11, Neil A. Armstrong, Michael Collins y Edwin E.Aldrin. (Imagen NASA).

El día 21, Armstrong y Aldrin comenzaron el proceso simultáneo de despresurizar la cabina del módulo y presurizar sus escafandras. Una vez realizada esta operación, abrieron la escotilla y descendieron por la escalera hasta poner el pie en la Luna, es en ése momento que se pronunció la histórica frase: "Es un pequeño paso para el hombre; pero muy grande para la Humanindad".

Imagen superior: Aldrin pone sus pies en la Luna. (Imagen gentileza NASA).

Imagen superior: El módulo lunar de la Apolo 11 depositado sobre la superficie de la Luna. (Imagen gentileza NASA).

Luego de esto, plantaron la bandera de los Estados Unidos y comenzaron a instalar los equipos que el programa tenía previstos. Este día, todos los que estábamos frente a un aparato de televisión, sentimos una emoción muy particular, estábamos viendo prácticamente en directo, la llegada del hombre a la Luna, algo que apenas nos atrevíamos a soñar cuando éramos más jóvenes y leíamos ávidamente cuentos y novelas de ciencia-ficción, lo habíamos logrado, salimos de nuestro pequeño punto azul pálido hacia un ignoto satélite en términos de Universo, pero qué grandiosa hazaña para el hombre. La imagen de la primer pisada de un ser humano en la Luna, es un ícono de la Gran Aventura Espacial que iniciamos.

Imagen superior: La Gran Aventura Espacial coronada con éxito, el hombre cumple una etapa histórica que tuvimos la suerte de poder ver. (Imagen NASA).

La próxima gran aventura, está por desarrollarse, el planeta Marte es el próximo objetivo, tal vez las predicciones de Konstantin Eduardovich Tsiolkovski se cumplan de un modo impensado para él, predijo que para el año 2017 el hombre llegaría al espacio, ¿tal vez quiso decir al próximo planeta?

 



 
 
arriba