Buscar en este sitio
 
Astronomía desde el Hemisferio Sur para todos
INICIO
CONTACTESE
lunes 20 de noviembre de 2017 
Secciones
Servicios
 
Taller
 
Multimedia
 
Consejos
Herramientas
Eventos
Archivos
 
Ayuda
 
 
 >> NOTAS
 Rojo de Pulir

 

4 años del Foro de Constructores Cielo Sur


Por: Juan Meneguín*
juaneme@cielosur.com

Imagen superior: Composición: "El telescopio del aficionado" (Imagen Cielo Sur).

 

Dice la leyenda:
"y entonces le escribía a esta señora,
Silvia, porque vi su página y ésta estaba muy bien.
Extrañamente, era el tipo de páginas que me gustaban y
muy raras de encontrar. Estaba hecha como si fuera una
revista gráfica y no una publicación de internet, a
las apuradas, sin estética alguna y plagada de
errores. Por el contrario, el diseño era una suave
combinación de tradición y modernidad. Había arte en
el diseño
."

Y entonces le escribí a Silvia y ella me contestó al
día siguiente. Yo había encontrado la "piedra
filosofal" en la construcción de telescopios. Es
decir, había encontrado el camino para construir mi
primer telescopio, por el cual tarde exactamente tres
meses, y veinticinco años.

Pero luego, raras coincidencias, veía que mi caso era
bastante parecido al de otras personas: "Entonces
escribía a Mengano para que le diga a Zutano que había
hecho de tal modo una monturita y me respondía Diego
que a su vez había estado leyendo una página de
internet y que ya la había comentado a Fulano... y
entonces llamaba por teléfono a X que andaba detrás de
un espejo para su telescopio y a su vez me llamaba de
nuevo para decirme que una gente de La Plata tenía una
página de astronomía y telescopios, que me fijara..."

Estoy hablando por supuesto de Silvia Smith, mi amiga,
con la cual esos diálogos y esas urgencias de otros
amigos que luego se fueron sumando a través de correos
electrónicos, hizo que una noche yo le sugiriese que
era hora en que debíamos focalizar todas esas
necesidades, centralizándolas, en un sitio de
discusión, un foro, donde podríamos sumar voluntades
en la construcción de telescopios para hacer más
benigno el camino que nos lleva a la posesión del
instrumento astronómico. Un foro.

Eso fue hace cuatro años. Parecen cuarenta. ¡Tanto ha
pasado! ¿Tanto? Porque fue un 13 de marzo cuando
dábamos inicio al primer foro de América Latina, el
Foro de Observadores y Constructores de Telescopios
CieloSur. Un lugar donde cada uno podría tener acceso
a la información, a la respuesta a su problema
constructivo, a la búsqueda de materiales y
herramientas, un lugar desde donde uno aprenda a
contruir un telescopio con bajo presupuesto. Así, se
fueron sumando personas de las más diversas latitudes,
con similares preocupaciones.

Un día pensamos que el foro debía ser como una cita
en un café, a la salida del cine o del concierto,
donde cada cual --mirándonos a la cara-- pudiera
hablar también de sus intereses intelectuales. ¿Por
qué no? Al fin de cuentas la astronomía es la madre de
las ciencias y si hilamos más fino, muchas disciplinas
se ocupan directa o indirectamente de ella, como el
arte. Astronomía es palabra casi inseparable de
cultura (en su aspecto civilizatorio) y las culturas
avanzadas produjeron una astronomía avanzada... y
seguimos hilando cada vez más detalladamente y
pensamos que el foro no debería ser solamente un lugar
de encuentro para responder inquietudes
específicamente constructivas, sino algo más amplio y
menos frígido.

Y además, otro día nos dimos cuenta que el problema
existente en muchos foros es la falta de contacto, el
desconocimiento del interlocutor, la virtualidad.
Entonces inventamos "sistemas" de conocimiento y
relación mutua, excusas para practicar ese mirarnos a
la cara tan necesario. Debíamos conocernos. Y así se
fueron sucediendo encuentros, "que estuve en la casa
de Mengano, que me visitó Zutano, que unos cuantos nos
vimos en una pizzería, que vamos a organizar un
encuentro multitudinario para hacer algún taller", y
así, a lo largo de estos breves pero movidos cuatro
años.

Mucho nos ha enseñando el convertir en un organismo
vivo a esta virtualidad propia del foro. Trasladar el
ámbito de la comunicación de internet a la vida
cotidiana. Alguien que abra su casa, que fotocopie un
libro, que diga "yo tengo un pedazo de vidrio que te
puede servir para hacer tu espejo". Nos ha enseñado
por ejemplo que aún teniendo problemas, toda respuesta
se consigue conociéndonos y hablando. Es mayoritaria
la gente que tiene más soluciones que problemas y
buenas intenciones que no ha sabido o no ha podido
encauzar. Y en este sentido, no hay peor amigo que la
soledad, pues comprendimos que soledad y solidaridad
son palabras antinómicas. (Me refiero a la soledad no
creativa por supuesto.) Pero la soledad muere con la
solidaridad porque al dar, se recibe; al preguntar se
hace un amigo o una amiga, y quien responde a su vez
se juega, entrega una pequeña llamita que algún día
será fogata.

Me es imposible recordar cuántas cosas hemos
conseguido en este tiempo, cuánto se ha hecho en
términos materiales. A título de recuento sólo digo
que en los últimos años hemos logrado la distribución
de kits para el tallado de espejos en dos ocasiones y
a más de 20 personas. La reciente compra colectiva de
prismáticos a precios económicos a su vez hizo que
otro tanto número de personas cuenten con este
instrumento tan necesario en la astronomía
observacional. En el medio, tanta bibliografía que
pasó de mano en mano (o de máquina a máquina), tantos
consejos, tantas ideas, tantas discusiones, que el
solo hecho de ver que alguna vez éstas decaían, me
hacían entrar en una zona de pánico de la cual sólo
salía al romperse el silencio con aquella pregunta que
generaba nuevamente el revuelo mental de los
compañeros.

Muchas ideas y sueños y pasiones tenemos para discutir
en el futuro y para intentar llevar adelante. Algunas
quedarán en el camino hasta que alguien encuentre el
modo de resucitarlas (como el proyecto fundición de
vidrio, el de la campana de vacío, el observatorio).

Quienes hacemos esta cotidianeidad del foro de
observadores y constructores de telescopios Cielo Sur
no somos personas fáciles. Tenemos más aristas que un
grueso carburo de silicio pero sólo el trabajo de los
amigos nos convierten en óxido de cerio, en rojo de
pulir. Y recién entonces brillamos. Por eso, los
moderadores damos gracias a todos aquellos que hacen
posible este sueño loco, esta hermosa locura, porque
nuestro camino no es de llegada, sino de partida.
Atrás quedan los momentos indeseados. Adelante, siguen
las estrellas alumbrándonos el sendero.

Juan Meneguín, marzo 2007


* Prof. Juan Meneguín poeta entrerriano, Director de Arte y Literatura Cielo Sur; Dirige el Foro de Constructores Cielo Sur





 

 
 
arriba