Ptolomeo

 

Por: Silvia Smith

Claudio Ptolomeo nació en Egipto aproximadamente en el año 85 y murió en Alejandría en el año 165. Fue astrónomo, astrólogo y geógrafo, entre otras muchas cosas, escribió trece libros de su "Gran composición matemática" que recibió de los traductores árabes el título consagrado de "Almagesto", una descripción del Universo tal como se entendía en la época, creó un modelo de Universo geocéntrico, que predominó durante 1.400 años.

Desarrolló sus actividades en la famosa Biblioteca de Alejandría. La astrología se encontraba por estos tiempos ligada a la Astronomía, Ptolomeo en su obra astrológica Tetrabiblos da minuciosos detalles de la personalidad de quien nacía cuando un planeta se encontraba en determinada posición, creía que el comportamiento de los seres humanos se encontraba bajo la influencia de los planetas y las estrellas, tanto así como su complexión física y las anormalidades con las cuales podían nacer.



Imagen superior: Claudio Ptolomeo en actitud de observación.

No obstante lo antedicho, Ptolomeo dejó su marca indeleble en la Astronomía. Escribió sobre la refracción atmosférica, la precesión de los equinoccios y muchos datos más. Trabajó y estudió basándose en gran cantidad de datos sobre el movimiento de los planetas con el fin de construir un modelo geométrico que explicase las posiciones en el pasado y fuese capaz de predecir las mismas en el futuro.

Catalogó 1.028 estrellas por magnitud y brillo, así como también la metodología para predecir los eclipses.

Su modelo de Universo geocentrista prevaleció hasta el siglo XVI, el Sol, la Luna, los planetas y las estrellas, giraban alrededor de la Tierra arrastrados por una gran esfera llamada "primum movile", mientras que la Tierra era esférica y estacionaria. Las estrellas estaban situadas en posiciones fijas sobre la superficie de dicha esfera. También, y según la teoría de Ptolomeo, el Sol, la Luna y los planetas estaban dotados de movimientos propios adicionales que se suman al del "primum movile". Ptolomeo afirmaba que los planetas describían órbitas circulares llamadas epiciclos alrededor de puntos centrales que a su vez orbitaban de forma excéntrica alrededor de la Tierra. Por lo tanto la totalidad de los cuerpos celestes describían órbitas perfectamente circulares, aunque las trayectorias aparentes se justificaban por las excentricidades. No hubo ningún escrito en la antigüedad con el éxito y la persistencia del suyo que permaneció incólume hasta el Renacimiento.

Fue un eminente geógrafo, supo representar la superficie esférica del globo sobre una superficie plana, creó un sistema de proyecciones, los paralelos definidos como círculos con el centro en el Polo Norte; los meridianos, líneas rectas que convergen en el Polo. Realizó una descripción no realista de las tierras lejanas, pero su visión de la cuenca del Mediterráneo revela una exactitud muy notable para dicha época, no obstante ser una obra extraordinaria, contenía graves errores.

A pesar de todos los errores que hoy en día podemos achacar a su obra, debe reconocerse en Claudio Ptolomeo una mente brillante que trató de dilucidar el misterio de los mecanismos del Universo.